Grupo de Danzas L'Albada

Las danzas en nuestro pueblo proceden de muy antiguo, su origen se pierde en el tiempo. En un principio se bailaban en septiembre, haciéndolo coincidir con las fiestas patronales en honor a la Sagrada Familia. Después pasaron al segundo fin de semana del mes de mayo, en la fiesta del Xop y la Virgen de los Desamparados. El lunes después de la fiesta, hacia el mediodía, los músicos hacían un pasacalle por el pueblo a ritmo de vals anunciando la danzada de la noche. De esta forma, los bailadores que querían participar comenzaban a prepararse.


Al llegar la hora de salir, los bailadores esperaban a su pareja en la puerta de su casa con una flor para regalársela y ponérsela en el chaleco. Entonces, todos juntos y con los músicos iban recogiendo al resto de parejas por todo el pueblo. Al llegar a la plaza, el bailador mayor, cabeza de baile, lo iniciaba sacando a todas las parejas y colocándolas en el lugar donde tenían que bailar. Al finalizar la danzada se preparaban para el fandango, se ponían en círculo y salía una pareja. La mujer iniciaba un paso y el bailador tenía que seguirla sin haber preparado antes el baile. A continuación iban sucediéndose el resto de parejas. Esta improvisación hacía que cada pareja sorprendiera en algunos pasos diferentes a los espectadores de la plaza, al mismo tiempo que enriquecía mucho nuestro baile.


Durante unos años las danzas decayeron, pero en 1987, con la iniciativa del Ayuntamiento por recuperar las fiestas y tradiciones, se decidió dedicar un día a esta fiesta. Desde entonces, el grupo de danzas L'Albada, con su baile, inaugura las fiestas patronales de agosto, al mismo tiempo que participa en los encuentros anuales de danza comarcal.


Como todas las tradiciones, cada vez supone más esfuerzo mantenerlas. Por eso, animamos a mujeres, hombres, niños y niñas y personas mayores a participar de la fiesta. Nos gustaría recuperar muchas cosas, entre ellas la figura del "cabeza de danza".