Castillo de Carrícola

 

   El Castillo de Carrícola está a los pies de la Sierra del Benicadell y es uno de los emblemas del pueblo que, recientemente, ha finalizado un gran proyecto de restauración y que, a pesar de ser propiedad del Palomar, recibe su nombre por estar contiguo al pueblo de Carrícola.

   Es un edificio construido por los árabes que habitaron estas tierras entre los siglos VI y XIII, de gran interés arqueológico, etnográfico e histórico-artístico que ha sido declarado Bien de Interés Cultural por la Generalitat Valenciana. Se sitúa sobre una roca, en la parte izquierda del barranco del Paraje Natural Protegido l'Ombría del Benicadell y está formado por una torre y un patio de armas.

   El castillo formaba parte del conjunto defensivo de las fortalezas del "Penacadell", que era como se llamaba antiguamente el Benicadell en la época medieval. Según la documentación disponible, en 1258 se hablaba de castillo y un año después se hablaba de torre a la que estaban adscritas dos alquerías de mudéjares.

   Esta fortificación está integrada en la Ruta del Castillo y otras joyas del Palomar, un sendero con interesantes testimonios paisajísticos y vestigios arquitectónicos de la sociedad tradicional: las neveras de Atzeneta, del corral de ganadería de Penalba y de Diego, las casitas de labradores, los hornos de cal y las carboneras, las fuentes antiguas, etc. Es un sendero de dificultad media (6.150 mts) convenientemente señalizado que cuenta con paneles explicativos y mesas de interpretación de los diferentes recursos que hay en el recorrido. Todo esto en medio del Paraje Natural Protegido de la Ombría del Benicadell, con unas espléndidas panorámicas de la Vall d'Albaida y la sierra del Benicadell.