Ermita del Rosario

   Esta ermita fue construida en el siglo XIX, aunque aparece por primera vez en la documentación local en la segunda mitad del siglo XVI. En su primera época y coincidiendo con la independencia del Palomar, el edificio fue utilizado como sala de reunión del Consejo y como primera escuela, una funcionalidad unida a la figura del maestro-ermitaño mantenido por el Ayuntamiento en este momento.

   El edificio actual cuenta con una única nave que se distribuye en tres tramos articulados por gruesos pilares que se manifiestan en el exterior mediante contrafuertes. La cubierta de cada uno de los tramos es de vuelta y rebajada y los elementos decorativos del interior son de inspiración neoclásica.

   Su aspecto exterior es simple y recuerda a la arquitectura rural típica, con cubierta de teja a dos vertientes. Está rodeada por un calvario y un espacio ajardinado.