Iglesia de San Pedro Apóstol

La iglesia, tal y como la conocemos hoy, fue construida en el siglo XVII, aunque el actual aspecto barroco es del siglo XVIII.

En su interior destacan las diversas capillas con las que cuenta dedicadas a San Pedro, la Purísima, el Sagrado Corazón de Jesús, la Virgen de los Dolores, el Santo Sepulcro, la Virgen del Carmen, la Sagrada Familia, el Cristo del Milagro o la Virgen de los Desamparados.


También destaca el retablo mayor, de inspiración barroca, dedicado a San Pedro Apóstol. El conjunto pictórico versa sobre los momentos clave de la figura de Simón Pedro y sigue una ordenación circular alrededor de la escultura central, cronológica y biográfica al mismo tiempo que simbólica.


Cabe hablar también del Museo Parroquial, situado en el antiguo camarín de la Virgen de los Desamparados, donde podemos admirar pinturas y diversas piezas de plata.


Junto al edificio parroquial podemos observar el campanario, una torre que se atisba desde la lejanía y que cuenta con más de 200 años de historia. Comenzó a construirse en 1798, creando así un edificio adosado a los pies de la nave de la iglesia. Es un campanario típico del ámbito rural valenciano. Desde lo más alto se puede contemplar una bella vista del pueblo y la comarca y escuchar el sonido de las tres campanas que rematan la torre: Marianna (1816), Sagrada Familia (1828) y San Pedro (1801).